Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
12.12.14 Tecnología

¿Podemos mejorar el ahorro de energía en calefacción y refrigeración?

El ahorro en el consumo de energía en los edificios no implica renunciar al confort térmico en su interior. La eficiencia energética de las instalaciones térmicas se refiere precisamente a la necesidad de reducir el consumo, garantizando la temperatura y humedad adecuadas, para alcanzar el confort térmico de los usuarios. La recuperación de calor de alta eficiencia permite, reducir al mínimo las pérdidas energéticas debidas a la ventilación, siendo esta necesaria para garantizar la calidad del aire interior.


Hace poco publicamos un artículo sobre Los principios básicos de la eficiencia energética en los edificios,  en donde se postulaba que el tercer principio básico consiste en utilizar instalaciones con la máxima eficiencia. La ventilación en el interior de los edificios, es necesaria para garantizar la calidad del aire interior, pero también supone un medio a través del cual, se pueden producir pérdidas energéticas en exceso y no deseadas. La instalación de un recuperador de calor, en el sistema de extracción de aire, puede ser un mecanismo útil para alcanzar el equilibrio entre calidad del aire interior, y consumo energético mínimo

 

Qué es un recuperador de calor

 

Un recuperador de calor es un intercambiador térmico, en el que se produce un intercambio de energía -calor- entre el volumen de aire de extracción, ya climatizado, y el volumen de aire de admisión, sin climatizar. Este intercambio implica un menor consumo energético por parte de los aparatos de climatización del aire interior; no obstante, el consumo energético del propio recuperador de calor debe ser tal que se consiga, un consumo global razonable de todo el sistema.

 




 

Tipos de recuperadores de calor

 

Los recuperadores de calor, se pueden clasificar en función de los medios que transfieren la energía, la separación de los fluidos, tipo de calor recuperado, el contenido de humedad de las corrientes de aire o el elemento de intercambio empleado. Los más comunes utilizados en sistemas de climatización por aire, recuperando la energía del aire expulsado al exterior son:

 

– Recuperador de placas.

 

– Recuperador rotativo.

 

– Tubos de calor (heat pipe).

 

– Doble batería de agua.

 

– Batería exterior.

 

– Batería en bucle de agua.

 

– Recuperación activa por circuito frigorífico

 

Dónde instalar un recuperador

  

Cuando se diseñe una instalación térmica, no siempre será necesario instalar un recuperador de calor. Para tomar la decisión de instalar o no un recuperador de calor, hay que analizar una serie de cuestiones:

 

– Valorar si se puede evitar tener que generar el calor que se va a recuperar.

 

– Estimar cómo y cuando se recupera la inversión, contrastando el coste económico del recuperador, con el ahorro económico que supone su instalación.

 

– Analizar las zonas donde se recupera el calor, y las zonas de consumo.

 

– Cuantificar el ahorro de emisiones de CO2, debido a su instalación.

 

– Tener en cuenta el enfriamiento gratuito como alternativa (free-cooling).

 

Fuente: www.certificadosenergeticos.com/

Comentarios

Ingrese para poder comentar