Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
03.11.14 Textuales

INFORME ESPECIAL: Regiones Climáticas de la República Argentina

Para adaptar esta clasificación debemos considerar que el confort es un estado mental de satisfacción con el medio ambiente, y por ende, dependerá de dos variables que podemos denominar ambientales -temperatura del aire, presión de vapor del aire, velocidad del aire, temperatura radiante media-, y variables individuales -actividad metabólica, valor de aislación térmica de la ropa-, entre otras. 


Si realizamos una clasificación viva ambiental podremos analizar las distintas zonas en períodos cálidos y verificar el resultado en periodos fríos, o viceversa. Para ello, se adoptó un parámetro convencional denominado T.E.C. -Temperatura Efectiva Corregida- que contempla los tres elementos climáticos más importantes para el confort: temperatura, humedad y velocidad del viento. De esta forma, la T.E.C. es un índice empírico desarrollado a partir de la sensación de confort percibida por el hombre, y para ello, se ha utilizado como metodología el análisis de sensaciones de confort térmico experimentado por un grupo de sujetos sometidos a condiciones determinadas de temperatura, humedad y velocidad del aire. Vemos que se adoptó un método estadístico. Repitiendo el sistema descripto en periodos cálidos y fríos, se logró la elaboración de un mapa con isolíneas de igual grado/día para cada periodo. Superpuestos los mapas de ambos períodos se logró que estas isolíneas dividieran el país demarcando seis zonas que contemplan los climas extremos.

 

ZONA I (Muy cálida): En épocas cálidas las temperaturas máximas superan los 34 ºC y  sus valores medios trepan por encima de los 26 ºC, con amplitudes térmicas inferiores a los 15 ºC. En los períodos fríos, las temperaturas son superiores a los 12 ºC. A su vez,  se divide en Subzona “Ia” de amplitudes térmicas mayores de 14 ºC, y Subzona “Ib”, de amplitudes térmicas inferiores a los 14 ºC.

 

ZONA II (Cálida): En el período cálido contempla temperaturas máximas superiores a los 30 ºC, y medias superiores a los 24 ºC, con amplitudes que no superan los 16 ºC. El período frío es más seco y sus temperaturas medias oscilan entre los 8 y 12 ºC. A su vez, se divide en Subzona “IIa” con amplitudes térmicas mayores a los 14 ºC, y Subzona “IIb”, de amplitudes térmicas inferiores a los 14 ºC.

 

ZONA III (Templado Cálida): En el período cálido sus temperaturas máximas superan los 30 ºC, con medias de entre los 20 y 26 ºC. El período frío presenta temperaturas mínimas que rara vez llegan a 0 ºC, con valores medios entre los 8 y 12 ºC. A su vez, se divide en Subzona “IIIa”, con amplitudes térmicas mayores a los 14 ºC, y Subzona “IIIb”, de amplitudes térmicas inferiores a los 14 ºC.

 

ZONA IV (Templado Fría): El período cálido no es riguroso presentando máximas que rara vez superan los 30 ºC. El período frío presenta mínimas por debajo de los 0 ºC, con valores medios entre los 4 y 8 ºC. A su vez, se divide en cuatro Subzonas con amplitudes térmicas de entre 14 y 18 ºC, y ellas son: Subzona “IVa” (de montaña); Subzona “IVb” (de máxima irradiación);  Subzona “IVc” (de transición); Subzona “IVd” (marítima).

 

ZONA V (Fría): El período frío es riguroso con temperaturas mínimas por debajo de los 0 ºC y medias de 4 ºC. El período cálido es fresco, con temperaturas medias inferiores a los 16 ºC. Habitualmente, se divide esta zona en dos subzonas, siendo la primera al norte y la otra al sur del paralelo 37. La diferenciación climática de estas subzonas radica en el hecho de que el clima frío se debe a la altura en la primera, y a la latitud en la segunda.

 

ZONA VI (Muy Fría): El periodo cálido presenta temperaturas inferiores a los 12 ºC. El período frío ofrece temperaturas inferiores a los 4 ºC. El paralelo 37 plantea la división en dos subzonas con el mismo criterio en la zona V.

 

Recomendaciones sobre la construcción para el confort

 

ZONA I: Se recomienda la especificación de colores claros en paredes exteriores y techos, promover una gran aislación en techos y paredes orientadas al Este y Oeste, el eje mayor de la vivienda debe ser Este-Oeste, la totalidad de las superficies deben estar protegidas de la radiación solar, y resultará fundamental la ventilación cruzada, debido a la influencia de la velocidad del aire. El punto crítico en períodos cálidos es muy riguroso, por lo que resulta difícil obtener sensación de confort, aún aplicando las recomendaciones. Es conveniente la incorporación de espacios semicubiertos protegidos de la radiación solar e insectos. Se debe minimizar las superficies orientadas al Oeste y Este. El período frío reviste poca importancia y no merece recomendación.

 

ZONA II: Pese a que las condiciones son más benignas que en la Zona I, son válidas las mismas recomendaciones.

 

ZONA III: Subzona IIIa: Se caracteriza por ser una región de grandes amplitudes térmicas donde se aconseja la construcción de viviendas pesadas y agrupadas, con una importante aislación térmica, especialmente para la temperatura radiante durante el verano. Esto servirá para evitar condensaciones de humedad en los periodos fríos con el consiguiente ahorro de energía. Será importante colocar protección contra la radiación solar en las aberturas.

 

Subzona IIIb: No cuenta con importantes amplitudes térmicas, lo que relativiza la recomendación de construir viviendas pesadas y agrupadas. El resto de las recomendaciones de la Subzona IIIa es perfectamente válido.

 

ZONA IV: Las temporadas cálidas presentan una relativa importancia por lo que la aislación prevista para temporadas frías normalmente es suficiente.

 

Subzona  IVa y b: Son regiones de gran amplitud térmica en la temporada cálida por lo que se recomienda agrupar las viviendas e incluir aislaciones térmicas.

 

Subzona IVc: Se trata de una zona de transición que va desde las regiones o subzonas de mayores amplitudes térmicas hacia las de menores.

 

Subzona IVd: Se caracteriza por ser una región de muy pequeña amplitud térmica, tanto en la temporada cálida como en la temporada fría. Asimismo, es característica la elevada humedad relativa. Se recomienda aplicar eficientes protecciones solares para la temporada cálida y construir atendiendo, fundamentalmente, a protecciones contra los vientos.

 

ZONA V: Por tratarse de una zona fundamentalmente fría, será de vital importancia la aislación térmica de paredes, pisos, techos y aberturas. La orientación Norte será la más benigna o moderada. Deberá ponerse especial atención en el riesgo de condensación, tanto superficial como intersticial, para lo que se recomienda evitar los puentes térmicos.

 

ZONA VI: Norte del Paralelo 38º: Es recomendable el uso de materiales de gran inercia térmica debido a las bajas temperaturas. Por su latitud, esta subzona recibirá gran cantidad de radiación solar, por lo que se recomienda tomar las debidas protecciones. El aprovechamiento de esta radiación mediante aislaciones correctas podrá disminuir la necesidad de calefacción. Incorporar las recomendaciones para la subzona sur.

 

Sur del Paralelo 38º: Deberá cuidarse en el diseño urbanístico el asoleamiento y el resguardo de los vientos, especialmente en los espacios comunes, de recreación, circulación peatonal, etc. Es recomendable efectuar agrupamientos que minimicen las superficies en contacto con el exterior debido a la rigurosidad del clima, y muy especialmente, en temporadas frías. Será fundamental la aislación de paredes, pisos y techos. Se tratará de diseñar aberturas pequeñas, siendo la más benigna la orientación Norte. Es recomendable el uso de doble vidrio con cámara de aire. Se tendrá en cuenta la condensación de humedad, incluso la originada por fuentes térmicas.

 

 

 

Comentarios

Ingrese para poder comentar