Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
03.11.14 Del Editor

Marketing del medioambiente

Actualmente se desarrollan valiosas ideas y conceptos en relación con la denominada arquitectura "sostenible", "verde" y "amigable con el medio ambiente". Dicha terminología ha sido monopolizada por parte del discurso de muchos profesionales de la construcción, corriéndose el peligroso riesgo de que los mismos no sean valorados en su verdadera magnitud.  

Por el Arq. Gustavo Di Costa
Editor de Revista ENTREPLANOS


Nuestra industria de la construcción, al ser responsable de un consumo energético desmedido, es una de las más estigmatizadas provocando que la bandera verde sea enarbolada con fruición por parte de una gran cantidad de actores, tanto empresarios como profesionales.

 

El calentamiento global, como temática, ya resulta incontrastable. En los últimos cincuenta años se ha construido sin freno, creciendo la industria -y el consecuente parque edilicio- más que en toda su historia. Por ello, estimo que nunca es poco lo que se exprese y realice en función de crear conciencia alrededor de la finitud de los recursos energéticos tradicionales y el impacto negativo que su explotación conlleva en nuestro planeta. Allí los arquitectos, ingenieros, diseñadores, y todos los que desarrollamos obras, tenemos la obligación de traducir estas acuciantes demandas ambientales en sistemas constructivos más eficientes, con un valorado grado de tecnología y aplicabilidad. Evidentemente, las problemáticas que nos plantea el medio ambiente no pertenecen al nuevo siglo. Sí es cierto que se ha revertido la visión de los actores sociales en relación con la importancia que reviste el tema, dadas las evidentes pruebas que, cada vez con más frecuencia, la naturaleza nos brinda.

 

Iniciativas en relación con la minimización de la denominada “huella ecológica”, gracias a la optimización energética de los procesos constructivos, son bienvenidas y explicitadas como importantes aportes para la arquitectura. Aunque cierto es que muchos de los mencionados aportes conforman el primer paso dado a efectos de provocar un cambio de mentalidad a la hora de diseñar. La transfiguración de la técnica, dentro de la cual la industrialización adquiere un papel fundamental, es inminente. Pero por eso mismo, las problemáticas ambientales que devienen, deben ser cabalmente estudiadas, lejos de las modas y los discursos “políticamente correctos” desde el punto de vista del marketing más ortodoxo, pero vacíos de aplicabilidad en relación con nuestros contextos económicos, legales, técnicos y sociales.

 

Las iniciativas proyectadas no deben agotarse únicamente respecto de la labor de los profesionales de la construcción, ni de las empresas fabricantes de insumos, sino que deben trascender hacia los consumidores finales. Son ellos, como parte de la sociedad, quienes verdadera y cabalmente pueden determinar el éxito de estos emprendimientos, y así también, la prosperidad de una arquitectura sostenible. No podemos, ni debemos, hacer del marketing ambiental una moda pasajera, sin que el mismo conlleve un positivo beneficio para toda la posteridad.

 

Comentarios

Ingrese para poder comentar