Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
03.10.14 Tecnología

INFORME ESPECIAL: Problemas de la Acústica Arquitectónica

Entre los principales problemas que intenta resolver la acústica arquitectónica se destacan el acondicionamiento de recintos y el aislamiento acústico.  



El acondicionamiento acústico de recintos consiste en la definición de las formas y revestimientos de las superficies interiores de un local, con el objeto de conseguir las condiciones más adecuadas para el tipo de actividad a la que se haya previsto destinarlo. En este sentido, debe tenerse especialmente en cuenta que el acondicionamiento deberá estudiarse no sólo en espacios como teatro o aulas, sino que es importante también, analizarlo en espacios industriales o en dependencias como zonas de circulación. A menudo el acondicionamiento se confunde con el aislamiento acústico. Esta temática, si bien complementaria a la anterior, es conceptualmente distinta, ya que se refiere al conjunto de acciones encaminadas a la obtención de una correcta atenuación en la transmisión de ruido y vibraciones entre los diferentes espacios de un edificio. Es fundamental diferenciar adecuadamente estas dos problemáticas y las estrategias utilizadas para resolver cada una de ellas, a fin de obtener los objetivos acústicos buscados en una situación particular.

 

Aislamiento acústico

 

Tiene por objeto la disminución de los ruidos provenientes del exterior tales como la circulación terrestre y aérea, más los ruidos de habitaciones linderas, como así también evitar la salida de los ruidos generados en el mismo recinto. Las fuentes de ruidos en los edificios son de diferentes tipos y pueden agruparse en ruidos aéreos, de impacto y vibraciones. Las voces y la música se propagan por el aire; la lluvia y el granizo, quienes producen fuertes impactos fundamentalmente en cubiertas livianas; los motores y el tránsito transmiten vibraciones a su superficie de apoyo, los cuales se propagan al resto del edificio a través de la estructura. En espacios urbanos la principal fuente de ruido es el derivado del transporte; entre las fuentes internas de los edificios pueden mencionarse el ruido producido por las instalaciones de provisión de agua y desagües, los motores de ascensores y bombas, los servicios de ventilación, los generadores de energía eléctrica, etc., a los cuales no suele brindarse la relevancia adecuada. El control del ruido puede llevarse a cabo en la propia fuente, en el camino de transmisión o en el receptor. Siempre resulta más sencillo y eficiente actuar sobre la fuente que en la transmisión o en el receptor.

 

Aislamiento de ruidos aéreos

 

Son ruidos que se emiten y propagan en el aire. En los espacios libres, los ruidos aéreos se difunden en todas direcciones a partir de la fuente, en forma de ondas esféricas. Esta forma de representación de la propagación del sonido desde su fuente por frentes de onda, es por lo general reemplazada por rayos sonoros que representan la dirección de propagación de la energía transportada por las ondas. Como se mencionó, el sonido se debilita cuando se aleja de la fuente. Al vibrar, la fuente sonora libera una cantidad de energía determinada. Dicha energía es transmitida a las partículas de aire próximas -y de esa forma- es transportada por las ondas. A medida que se aleja de la fuente, la superficie de los frentes de onda aumenta, y como la energía total transportada es siempre la misma, la energía por unidad de superficie de la onda decrece. Como consecuencia, disminuye también el nivel de intensidad sonoro. La disminución del nivel sonoro es de 6 dB cada vez que la distancia a la fuente se duplica. En los espacios cerrados, cuando las ondas sonoras llegan a una pared, la someten a una vibración generándose así nuevas ondas que se propagan al otro lado, es decir, la pared al vibrar se convierte en una fuente de ruido.

El aislamiento acústico puro o bruto entre ambos espacios conforma un valor que depende de varios factores: de la naturaleza y de la superficie de la pared divisoria de dos locales, de las características acústicas del local receptor y del ruido transmitido a través de caminos secundarios, tales como el piso y el techo. El valor de reducción del sonido debido únicamente a las características de la transmisión a través del elemento de separación se denomina índice de debilitamiento acústico (R). Como primera aproximación no se tendrá en cuenta la influencia del local receptor, la influencia del área de la pared de separación y el ruido transmitido por flancos, por lo que se considerará que la reducción en la intensidad del sonido se debe únicamente a la pared divisora.


El debilitamiento acústico producido por paredes continuas, es decir, por paredes que presentan la misma composición en toda la superficie responde a la difundida ley de la masa. El nivel sonoro del ruido radiado es tanto más pequeño cuanto mayor es la masa de la pared. Una pared presenta un índice de debilitamiento acústico mayor, cuanto mayor es su masa. El nivel sonoro del ruido radiado es tanto más pequeño cuanto más alta es la frecuencia del ruido incidente. Una pared dada tiene, entonces un índice de debilitamiento acústico más grande en las frecuencias agudas o altas que en las graves o bajas.


Comentarios

Ingrese para poder comentar