Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin

Eficiencia energética de las cubiertas vegetales: elementos que las componen

Las cubiertas vegetales de los edificios son un tipo de techo verde que, al igual que las cubiertas que incorporan placas de energía solar fotovoltaica o las que se protegen con materiales de alta reflectancia, mejoran la eficiencia energética de los edificios.



Las cubiertas vegetales ya se utilizaban en los países nórdicos como aislamiento térmico: controlan la humedad y regulan la temperatura. En países como Islandia, Noruega o Canadá se utilizan para aislar del frío – la vegetación de la cubierta acumula calor en invierno-, mientras que en países cálidos como Tanzania, mantienen fresco el interior a pesar de la radiación solar exterior.


En la ciudad de  Copenhague ya es obligatorio para los propietarios de nuevas terrazas tener algún tipo de vegetación en ellas. Actualmente se ha extendido a otros países de Europa y Estados Unidos, y crece la tendencia en Argentina: son muchos los edificios –de vivienda o corporativos- que han implementado este método sustentable de aislación y ahorro energético.


Se ha comprobado que las cubiertas vegetales colaboran en la reducción de la temperatura en las ciudades. No se trata de llenar de azoteas vegetales todos los edificios en zonas urbanas, pero un uso racional de esta tecnología reduce el efecto de isla de calor, causado por la alta densidad de edificios construidos, el tráfico o el uso de los aparatos de aire acondicionado. El efecto de isla de calor se produce en las ciudades, y puede suponer hasta un aumento en 10 grados de la temperatura respecto de la periferia urbana.

 

Entre sus beneficios medioambientales y económicos se destacan:

 

– Reduce la cantidad de corriente de agua de lluvia, reduciendo el riesgo de inundaciones, ya que retienen un porcentaje elevado precipitaciones -hasta el 90%- y posteriormente, una parte se evapora, y el resto se conduce de manera retardada;  y mejora la calidad de la misma, ya que filtra los contaminantes y metales pesados del agua de lluvia.


– Filtra contaminantes y CO2 del aire.


– Reduce el consumo de energía, ya que actúa como aislamiento térmico, regulando la temperatura y la humedad. También proporciona aislamiento acústico.


– Aumenta la vida útil de la cubierta, ya que la barrera impermeable queda protegida de la radiación solar, del calor y el frío, y de las tormentas.


– Reduce el efecto de isla de calor en el ambiente urbano, y proporciona espacio verde para cultivar o para el esparcimiento, según el tipo de cubierta vegetal.

 

En general, las cubiertas vegetales se componen de:

 

Capa impermeable. Se coloca sobre el soporte de la cubierta -forjado- y para este tipo de cubiertas tienen que ser anti-raíces. Lo habitual es utilizar materiales impermeabilizantes tipo EPDM -compuesto de caucho reciclado- o PVC -también reciclado. Si se utilizara alguna lámina impermeable que no estuviera preparada para impedir su rotura debido a la presencia de raíces, habría que colocar una doble lámina y algún tipo de imprimación de protección anti-raíces.


Aislamiento térmico.Algunas cubiertas vegetales incluyen una capa de aislamiento térmico.


Capa drenante. Su función consiste en evacuar el agua de la cubierta evitando su acumulación, y por tanto la formación de hongos en las raíces de las plantas. Puede estar formada por una capa de grava o bien una lámina de polietileno de alta densidad. El polietileno es un plástico que se puede reciclar.


Capa de retención.Esta capa almacena agua de la cubierta ya que presenta concavidades. Se puede unificar la capa drenante y la de retención en una única capa.


Capa filtrante. Consiste en un geotextil cuya función consiste en imperdir el lavado de la capa de sustrato que queda por encima. Al evitar la lixiviación, el sustrato mantiene sus propiedades favoreciendo el crecimiento de las plantas. Se coloca sobre la el conjunto capa drenante y suele ser de polipropileno de 125 g/m².


Capa absorbente.La función principal de esta capa es retener agua y liberarla de forma paulatina, especialmente indicada para climas secos, con escaso mantenimiento de la vegetación de la cubierta y en las se la evaporación del agua se produce de forma rápida. Puede formar parte del propio sustrato o bien colocarse justo debajo de éste.


Sustrato. Es la tierra sobre la que se arraiga la vegetación. Debe tener los nutrientes y acidez adecuados al tipo de vegetación que se plante en ella. El espesor idóneo suele ser entre 4 y 15 cm. La altura de la vegetación no debería superar los 50 cm.

 

Fuente: www.certificadosenergeticos.com

 

Comentarios

Ingrese para poder comentar