Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
21.08.14 Empresas

Carrier renueva el aire de la Capilla Sixtina

Se están llevando a cabo las obras para que en octubre La Capilla Sixtina cuente con un nuevo sistema de climatización Carrier, el líder en soluciones de calefacción, aire acondicionado y refrigeración de alta tecnología.


Esto reforzará la conservación de los frescos de Miguel Ángel y aumentará el acceso de 700 a 2.000 personas al mismo tiempo. Los cambios en el sistema de aireación servirán para preservar las pinturas de los elementos nocivos como el polvo, el sudor o el dióxido de carbono que desprenden los miles de turistas que acceden a diario a la sede de los cónclaves, según escribió el director de los Museos Vaticanos, Antonio Paolucci, en el L'Osservatore Romano.

El coste de las obras correrá a cargo del Gobernatorado del Estado del Vaticano, y será "mínimo" según recoge el rotativo de la Santa Sede, porque el equipo para la instalación de la climatización será donado por la empresa Carrier, así como el de iluminación por Osram. El revolucionario sistema de Carrier, desarrollado por su equipo global de la compañía de ingenieros de AdvanTE(3)C dedicado a innovar en arquitectura sustentable y respaldado por recursos de investigación y desarrollo líderes en la industria, espera ser instalado y puesto en marcha para el tercer trimestre de 2014.


El sistema se apoya en el CCN (Carrier Comfort Network), un dispositivo de control digital directo basado en microprocesadores, patentado por Carrier e instalado atendiendo a la más profunda consideración dado el entorno histórico en el que se encuentra. El equipo que regula la temperatura, limpia el aire y controla la humedad es un conjunto de elementos entre los que destacan una enfriadora con una capacidad de 200 kW y una unidad de tratamiento de aire con capacidad para tratar y acondicionar 17.000 m3 de aire, ambas de Carrier, además de bombas y torres de refrigeración. Todos estos componentes conectados al CCN que controla el sistema.


El aire acondicionado no sólo controla la temperatura, sino que también monitoriza los cambios humedad relativa entre los meses de verano e invierno para que los cambios atmosféricos sucedan de manera gradual. El aire cercano a la bóveda es templado, mientras que el aire en la parte baja de la estancia es más frío y hace que circule más rápido, provocando que las partículas de suciedad caigan al suelo en vez de subir hacia el techo. Además existen filtros para las bacterias y los contaminantes químicos.


El diario vaticano publica una reflexión de Paolucci bajo el título "Aire nuevo para la Sixtina", en la que explica como los seis millones de visitantes que registra al año la capilla "es un número impresionante y objetivamente peligroso" para su conservación. "Por ello, la Capilla Sixtina necesita un nuevo sistema de climatización, refrigeración y control de la polución", agregó Paolucci.


Didier Da Costa, director general de Carrier Europe, declaró: "Estamos orgullosos de que nos hayan vuelto a seleccionar para desarrollar y fabricar este sistema HVAC (ventilación, calefacción y aire acondicionado) de alto rendimiento que aprovecha los recursos globales de Carrier y el saber hacer técnico compartido. La nueva solución responde a los requisitos en evolución de uno de los monumentos más famosos -y más visitados-, y está diseñado para ofrecer fiabilidad y escalabilidad excepcionales para las futuras necesidades".


 

La capilla fue construida en 1484 para el papa Sixto IV, a quien le debe el nombre, y en este periodo se pintaron los frescos de las paredes laterales con la firma de Botticelli, Pietro Perugino o Domenico Ghirlandaio. Fue el papa Julio II quien encargó a Miguel Ángel su decoración (1508-1512). 


Comentarios

Ingrese para poder comentar