Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
07.11.13 Protagonistas

Mano a mano con Danilo Antoniazzi

El Gerente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos de la República Argentina, Danilo Antoniazzi, habló con ENTREPLANOS sobre la situación actual del mercado de la construcción, los avances en términos de sustentabilidad y la importancia del implemento de la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas.  



Actualmente, la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos contribuye al crecimiento del mercado inmobiliario argentino, colaborando con las autoridades nacionales, provinciales y municipales, a fin de optimizar los procesos de fiscalización y aprobación de proyectos. Dentro de las múltiples tareas que desempeña, promueve la arquitectura sustentable, el respeto por el medio ambiente y los recursos no renovables.

-¿Cuántos socios tiene la Cámara?


-Hoy tiene 35 socios. Nosotros siempre hemos tenido una mirada optimista del mercado y trabajamos, entre otros, en la capacitación y profesionalización del sector. Nuestra visión sobre el mercado de la construcción es sobre la base de la inclusión social y que genera importantes oportunidades laborales.

-¿Cómo ve el mercado de la construcción actualmente?

-El mercado del Real Estate local ha entrado en un periodo de amesetamiento, debido, entre otros, al cepo al dólar y aparte deberemos prestar atención a los mercados internacionales. Si analizamos macroeconómicamente a los Estados Unidos, en un futuro cercano, posiblemente la Reserva Federal suspenda la política monetaria expansiva de los últimos años y comience a corregir la  tasa de interés de referencia. En el tiempo y como resultado de estos cambios, probablemente  se vislumbren problemas colaterales para la Argentina y la región. Una de las razones, como consecuencia de estas medidas,  será que parte de los importantes flujos de inversiones que están llegando a la región dejen de venir, en especial a países vecinos como Brasil, Perú y Colombia.

Hasta ahora la tasa en Estados Unidos era muy baja. Este país está cambiando las reglas del mercado porque los indicadores económicos están mejorando rápidamente. El gobierno americano va a empezar a subir la tasa de los bonos del tesoro (la inversión más segura que hay a nivel internacional) y va a absorber grandes flujos de dinero que está circulando por el mundo.

En el mercado local algunos proyectos como el CEDIN, todavía no han logrado captar grandes capitales producto del blanqueo y que, por el momento, no han logrado mover en forma sustancial la concreción de nuevos proyectos.

¿Y el mercado de la construcción sustentable?

-Nosotros estamos dedicados a intentar impulsar lo que es el mercado de la construcción sustentable.

Desde la CEDU estamos muy abocados en impulsar la adopción de la construcción sustentable, trabajando desde una visión conceptual en los beneficios que este tipo diseño aporta hacia un menor consumo de los recursos naturales.

Lentamente, los estudios de arquitectura, los profesionales del sector y los proveedores de insumos para la construcción sustentable, van prestando una mayor atención a la temática, y consideran una gran oportunidad en la generación de nuevos negocios.
 
-Utiliza con frecuencia el concepto de Responsabilidad Social Corporativa, ¿a qué se refiere cuando habla de RSC?
 
-Actualmente, las empresas a nivel mundial están muy cuestionadas. Hoy de alguna manera hay que empezar a trabajar en la creación del valor compartido, con las comunidades y dejar de pensar en el negocio cortoplacista.
 
La Responsabilidad Social Corporativa es un tema mucho más inclusivo, se trata de las mismas compañías que tienen que trabajar no sólo enfocadas en las ganancias, sino en su gente, tanto del obrero de una obra, como el que trabaja en la oficina.

La sustentabilidad también comprende el cuidado y las condiciones de trabajo de la fuerza laboral, respetando los derechos de los trabajadores.
 
¿Cómo contratas a tu gente? ¿Cuáles son las condiciones laborales? ¿Quién es el contratista? Hay que tener una mirada proactiva sobre estos temas.
 
Cuando uno se muestra al mercado tiene que mostrarse en toda la cadena de valor, no solamente con un edificio sustentable. Se trata de vincular lo social, lo económico y lo medioambiental, como un todo integrado, la idea es trabajar sobre esta línea.
 
El camino se está empezando a dividir y las opciones son tomar la misma dirección o cambiar para mejorar nuestra calidad de vida.

- ¿Qué opina del mercado de la construcción sustentable en Argentina?

 
-En nuestro país es un tema que avanza activamente, cuando comenzamos a difundir sobre la importancia de la construcción sustentable, lo hicimos desde una mirada crítica a los efectos de la mano del hombre sobre el medio ambiente. Pero rápidamente advertimos que nos estábamos equivocando en el contenido del  mensaje y corregimos el discurso hacia las oportunidades que este tipo de construcciones genera en el mercado del Real Estate. Nos apartamos del crudo diagnóstico de las consecuencias para acercarnos a la aplicación de soluciones.

Es difícil decirle a la gente que tiene que cuidar el medio ambiente cuando no tienen sus necesidades básicas satisfechas. Si no mejoramos las condiciones del hábitat de la gente y el acceso a los servicios básicos, no habrá un impacto fuerte en el cuidado del ecosistema.

En la Argentina y en el mundo la construcción sustentable se desarrolla con más fuerza en los proyectos de renta, lo que son oficinas. La construcción industrializada también viene avanzando.  

Los estudios locales que están comenzando a transitar por el cambio hacia un diseño sustentable van a poder ofrecer a sus clientes un valor agregado por sobre los otros que todavía no se han interesado en este particular.

-¿Y en el contexto internacional?

 
-En Estados Unidos y Europa cuando se plantea un nuevo proyecto de arquitectura, ya no se plantea desde la base si es sustentable o no, eso ya esta implícito en la génesis del diseño. Esto rápidamente va a llegar acá.
 
En el mundo, construir sustentablemente tiene sus ventajas. Las hay crediticias, de menor vacancia, ya que los m2 que se alquilan ocurren en menor tiempo y hay también una plusvalía en el valor de algunos dólares más por m2. La retoma de inversión se puede recuperar rápidamente, por la cantidad de compañías que demandan en esos tipos de edificios.

En los mercados industrializados, construir sustentablemente tiene grandes ventajas, una menor vacancia del espacio en alquiler, una plusvalía en el valor por m2 de alfombra, una rápida amortización de la inversión y un reconocimiento del mercado relativo sobre el respeto al medio ambiente.

Hay muchas empresas del exterior que le sugieren a sus filiales en la Argentina que busquen alquilar en edificios certificados o con principios de construcción sustentable y eso indica que hay cada vez mayor interés por este tipo de construcción.
 
Hay dos temas importantes: la productividad, que se asocia con el confort interior de los ocupantes y la rehabilitación de edificios: llevar a niveles sustentables edificios construidos hace 3, 4 o 5 décadas. A nivel internacional, podemos citar un par de casos emblemáticos como ser: El Empire State Building está pasando por ese proceso y persigue la certificación Energy Star y LEED, así como también se está rehabilitando la Torre Eiffel.

- Cuando se habla de sustentabilidad en la construcción, ¿se trabaja con el concepto de los materiales también o se hace hincapié solo en la parte más arquitectónica?

-Ambos están relacionados. Una cosa es volver a la arquitectura básica, a la ventilación natural cruzada, a los aventanamientos para la captación de la luz natural, a la elección del sitio para una mejor ubicación del proyecto, pero también ocupa un importante lugar la selección de los materiales.

Las certificaciones internacionales, LEED y BREEAM, entre muchas otras,  tienen la particularidad de premiar la procedencia de los materiales utilizados, tanto por la distancia de origen como por el incentivo a las economías regionales y a los pequeños productores, evitando de esa manera un menor impacto en el medio ambiente como consecuencia del transporte. Este proceso involucra a toda la cadena de valor en el ciclo de vida de los materiales, el que trabaja con maderas, hormigones, hierro, acero, pinturas, etc.

Antes en los Estados Unidos se hablaba “de la cuna a la tumba” y la pregunta era qué se hacía con los materiales una vez que los utilizábamos, qué se hacía con los residuos sólidos  y su disposición final. Actualmente, se vislumbra un cambio mayúsculo y se habla “de la cuna a la cuna”, cómo volver a reutilizar, una tendencia que apunta a la reutilización, que es un poco lo que hace la naturaleza, que recicla y reutiliza sus mismos desechos como nutrientes. De qué manera podemos construir utilizando materiales que al final de su ciclo de vida podamos volver a utilizar.

Comentarios

Ingrese para poder comentar