Gestión de la seguridad

La gestión de la seguridad comprende las funciones de planificación, identificación de áreas problemáticas, coordinación, control y dirección de las actividades de seguridad en una obra, todas ellas con el fin de prevenir accidentes y enfermedades. A menudo se entiende mal lo que significa la prevención de accidentes, ya que la mayoría de la gente cree, erróneamente, que “accidente” equivale a “lesión”, lo cual presupone que un accidente carece de importancia a menos que acarree una lesión.

Por el Arq. Gustavo Di Costa, Editor de la Revista ENTREPLANOS.

A los administradores de la construcción les preocupan obviamente las lesiones de los trabajadores, pero su principal preocupación deben ser las condiciones peligrosas que las causan, el “incidente” más que la “lesión” en sí.

En una obra en construcción se contabilizan muchos más “incidentes” respecto de las “lesiones”. Pueden realizarse cientos de veces una acción peligrosa antes de que cause una lesión, y los esfuerzos deben concentrarse en la eliminación de dichos peligros en potencia. No se debería esperar la ocurrencia de daños humanos o materiales para tomar cartas en el asunto. De modo que gestión de seguridad significa aplicar medidas de seguridad antes de que ocurran los accidentes.

Una efectiva gestión de seguridad persigue tres objetivos principales: lograr un ambiente seguro; volver al trabajo sea seguro; lograr que los obreros alcancen una positiva conciencia sobre la seguridad. La política de seguridad deberá cubrir los siguientes aspectos: dispositivos para impartir capacitación a todos los niveles, siendo necesario prestar especial atención a trabajadores en puestos clave, tales como aquellos que erigen andamios y manejan grúas, cuyos errores pueden ser especialmente peligrosos para los demás; métodos o sistemas de trabajo seguros para las operaciones riesgosas: los empleados que realicen dichas operaciones deben participar en su preparación; deberes y responsabilidades de supervisores y trabajadores en los puestos clave; dispositivos para divulgar la información sobre seguridad y salud; selección y control de subcontratistas y Medidas para establecer comisiones de seguridad.

La organización de la seguridad dentro de una obra en construcción dependerá del tamaño de la misma, del sistema de empleo y de la manera en que se organiza el proyecto. Es preciso llevar registros de seguridad y sanidad que faciliten la identificación y resolución de los problemas de esa índole. En los proyectos de construcción donde se utilicen subcontratistas, el contrato deberá establecer las responsabilidades, deberes y medidas de seguridad esperadas de la fuerza de trabajo del subcontratista. Dichas medidas podrán incluir el suministro y uso de determinados equipos de seguridad, métodos para la ejecución de tareas específicas en forma segura, y la inspección y manejo adecuado de herramientas. El encargado de la obra debe además verificar que los materiales, equipo y herramientas traídos a la misma cumplan con la sumatoria de las normas mínimas de seguridad.

Comentarios

Entreplanos



Auspician Entreplanos




Newsletter







Comentarios