Evitar desviaciones en presupuestos de obra

Durante la ejecución de la obra, suelen ocurrir sobrecostos al presupuesto establecido. Existen herramientas y estrategias para poder prevenir y controlar estas desviaciones, evitando así pérdidas significativas en los beneficios.

Es inevitable que un proyecto no se desvíe, pero sí se puede controlar e incluso minimizar las posibles modificaciones y así, su sobrecosto.

El primer paso es identificar las causas de las desviaciones.

¿Por qué se desvían los presupuestos?

Las desviaciones de los presupuestos en las obras pueden tener orígenes variados:

  • Técnicos:

Incorrecta elaboración del cómputo de ítems y relevamiento del proyecto.

Mala o incompleta ejecución de las tareas por parte del jefe de obra.

Falta de definición de detalles del proyecto. No haber completado con la etapa de pre-construcción.

  • Comitente:

Las excesivas modificaciones a lo largo de la ejecución del proyecto ocasionan sobrecostos y retrasos en la ejecución.

  • Imprevistos:

Son factores difíciles de prever anticipadamente. Se los incluye en el presupuesto con partidas especiales determinadas como un porcentaje del monto total de la obra. En el caso de corresponder a un edificio el valor de referencia es 0.5% a 1,5%.

  • Análisis de precios unitarios

Es imprescindible contar con una correcta base de datos de los análisis de precios unitarios, que se ajusten a cada realidad de obra.

  • Costos indirectos:

Generales del tipo administrativo o financiero. Costos derivados de las tareas internas y externas de la empresa para realizar el trabajo.

  • Inflación:

El aumento generalizado y sostenido del nivel de precios existentes en el mercado durante un período de tiempo.

  • Indices de actualización del presupuesto:

Utilizar un índice de actualización del presupuesto que no acompañan de forma directa el aumento de materiales y mano de obra.

¿Cómo evitar los sobrecostos en obras?

Se pueden tomar medidas sobre las principales causas de estas desviaciones, con el fin de tratar de controlarlas al máximo.

Es necesario definir perfectamente el proyecto, para poder proceder a realizar un cómputo métrico, un análisis de precios unitarios y un presupuesto detallado.

Lo primero necesario es tener los cómputos muy bien definidos y desglosados en, rubros e items valorados con precios unitarios, es decir, el coste por cada unidad de ítem.

Es recomendable utilizar programas de gestión de costos, que permitan una correcta carga de datos y actualización de precios. Posibilitando las advertencias tempranas sobre los desvíos.

Con esta estructura de cómputos y precios se puede contabilizar mes a mes los ítems/tareas que han sido efectivamente ejecutados, sumar su medición, aplicarles el precio por unidad y hacer la certificación de obra mes a mes.

Cabe mencionar que definir los proyectos en un entorno BIM ayuda bastante a evitar errores que afecten a los precios en la fase de obra.

Acompañado de una correcta programación de la obra, que monitoree el avance de obra y la compra de los insumos.

Como se puede apreciar, es difícil terminar una obra sin que se realicen modificaciones ya que cada obra es diferente. Por lo que es tan importante evitar las modificaciones en obra como tenerlas controladas, con el fin de que no aparezcan sobresaltos durante la ejecución de la misma.

 

Por: Msc. Arq. José Ignacio Nieva Toppa

Red Arquitectos

www.redarquitectos.com.ar

Comentarios

Entreplanos



Auspician Entreplanos




Newsletter







Comentarios