El rascacielos de madera más alto del mundo se construirá en Japón

Un fabricante de productos de madera nipón erigirá una torre de 350 metros de altura en Tokio para el año 2041, mientras que en Argentina se inaugurará este año el edificio más alto de Buenos Aires: el Alvear Tower, una construcción tradicional de 235 metros en Puerto Madero.

El rascacielos de madera más alto del mundo se construirá en Japón

El constructor y desarrollador inmobiliario Sumitomo Forestry planea construir un rascacielos de madera laminada cruzada (CLT, por su sigla en inglés) de 70 pisos, a prueba de fuego, que promete ser el de mayor altura a nivel mundial al alcanzar los 350 metros de altura en Tokio. Se estima que la construcción demorará alrededor de 20 años en culminarse. En su diseño colaboró Nikken Sekkei LTD, una importante empresa de arquitectura en Japón. El mismo se denominará W350. No confundir sus siglas con la de la famosa marca de aceite multiusos.

Este prometedor proyecto costará unos 5,6 mil millones de dólares. Además de ser empleado como edificio de renta, se montará allí un hotel, oficinas y comercios. Contará con una estructura realizada, casi en su totalidad, en madera, salvo un 10% que será destinada a las columnas de acero. Asimismo se implementará los reglamentos antisismicos adecuados que permitirán controlar las vibraciones de los frecuentes temblores que acechan a la ciudad oriental. Y presentará cascadas y una cubierta vegetal que la convertirá en un pulmón contra la contaminación al transformarla en un bosque en vertical.

Cuando se termine la obra, Japón desplazará del trono a Canadá que posee una construcción de similares características en Vancouver. Se trata del Brock Commons Tallwood House, una edificación de tan solo 18 pisos y 53 metros que se inauguró en 2017. No obstante en Chicago también se planea edificar una torre de 244 metros. Tal vez sea el inicio de una nueva tendencia en la arquitectura moderna que veremos propagarse en los próximos años y que ayudará a reducir el dióxido de carbono de la atmósfera.

Por Cristian Orquera.

Comentarios

Entreplanos



Auspician Entreplanos




Newsletter







Comentarios