Cerramientos termoeficientes

  En promedio, más de la mitad del gasto energético de una vivienda proviene de la climatización. De esta forma, con un buen diseño y el uso de materiales capaces de optimizar la aislación térmica, se podrá reducir considerablemente el uso de energía y lograr espacios confortables para sus habitantes.

  El 58% del consumo energético medio de una vivienda proviene de la calefacción y la refrigeración, lo cual convierte a la aislación térmica en la variable clave de la construcción. Un adecuado aislamiento térmico en envolventes, es decir, paredes y techos, permite ahorros de hasta el 40% en la tarifa de gas y electricidad, al disminuir los consumos en calefacción y aire acondicionado. Al momento de construir, la inversión en aislación térmica es sólo de entre un 2 a 3% mayor. Dicho costo adicional en el presupuesto se amortiza directamente por el menor gasto desembolsado en la compra de equipos de climatización, muchas veces sobredimensionados. En este contexto, resulta importante tener conciencia no sólo de los aspectos económicos, sino también, de los ambientales, ya que aislar convenientemente habilita a un uso racional y eficiente de recursos cada vez más escasos y no renovables.

  La energía más limpia es aquella que no se consume, y la más económica la que no se pierde. Utilizar materiales y elementos sustentables deriva en una inteligente inversión, que retorna en ahorro energético, por ende, en dinero y en calidad ambiental.

  Para lograr una buena aislación térmica es importante analizar las solicitaciones a las cuales se verá sometido cada muro, su asoleamiento y orientación, para luego, utilizar el bloque adecuado. Adicionalmente, los morteros y revoques serán correctamente dosificados y ejecutados, aplicando los agregados necesarios para garantizar una buena aislación térmica e hidrófuga.

  Teniendo en cuenta que la pérdida de calor por transferencia en las envolventes externas representa entre el 60% y el 80% de la pérdida total de calor en un edificio, se debe poner especial foco en la mejora de su rendimiento térmico. Para ello se deberá, además, proponer soluciones que no encarezcan significativamente el proyecto, que no retrasen el tiempo de construcción y no sacrifiquen metros construibles.

  La necesidad de aislar térmicamente un edificio se encuentra justificada por cuatro razones: a) Economizar energía, al reducir las pérdidas térmicas por los cerramientos; b) Mejorar el confort térmico, al acotar la diferencia de temperatura de las superficies interiores de las paredes y el ambiente interior; c) Eliminar los fenómenos de condensación, y con ello, evitar humedades y pérdida de aislamiento en los cerramientos; y finalmente d) Mejorar el entorno medioambiental, al minimizar la emisión de contaminantes asociada a la generación de energía.

  Un cerramiento vertical, correctamente dimensionado y aislado, garantiza el confort térmico y acústico, también la salud interior y la vida útil de sus componentes. Una adecuada aislación permite el uso racional y eficiente de recursos energéticos fósiles cada vez más escasos y no renovables. La tendencia del siglo XXI radica en desarrollar cerramientos con mayor capacidad aislante. Las variables fundamentales de diseño son el espesor y la densidad de los materiales empleados. Para un determinado espesor, un material de baja densidad puede aportar un buen aislamiento térmico. Por el contrario, al utilizar materiales de alta densidad puede que no se alcance el adecuado aislamiento térmico, ya que se caracterizan por su alta conductividad térmica, aunque también pueden aportar inercia térmica por su alta capacidad de acumulación.

  La utilización de sistemas constructivos termoeficientes implica una inversión adicional de entre el 12% y el 42%, con un retorno de, aproximadamente, un 60% de ahorro en energía destinada a la climatización. La incidencia promedio analizada en una obra, dependiendo de las particularidades del proyecto, es de entre el 3 al 5% en edificios en altura y entre el 8 al 11% en viviendas unifamiliares.

Comentarios

Entreplanos



Auspician Entreplanos




Newsletter







Comentarios