Bloques Cerámicos Huecos: El “Ladrillo” del siglo XXI

Cuando pensamos en una edificación imaginamos cómo sería terminada, espacios, ventanas, luces, texturas, etc. Pero al comenzar a reflexionar más integralmente, una pregunta se presenta como primer disparador, una decisión que luego traerá consecuencias aparejadas más o menos convenientes: ¿Qué sistema constructivo voy a elegir para mi proyecto?

Ya sea por cuestiones económicas que no fueron bien consideradas o por el desconocimiento técnico de cada uno de los distintos sistemas, reiteradas veces en nuestras construcciones no consideramos el valor real de estos puntos a tener en cuenta, tan importantes en cuanto a habitabilidad de espacios y costos, como la sustentabilidad y el ahorro energético, transformado en un punto muy relevante. Todo tiende a demostrar que, en los próximos años, será una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta.

Incluso, dependiendo de estas consideraciones, la oferta de materiales disponibles es muy extensa y en cada caso en particular deberán llevarse  a cabo las evaluaciones pertinentes, dependiendo, en buena medida, de las condiciones a las cuales vemos expuestos a los distintos paramentos que envuelven una edificación.

Es por ello que una correcta elección de la configuración de estos materiales comienza en el mismo momento cuando decidimos evaluar cuál va a ser el proyecto que realizaremos y dónde lo vamos a construir.

Eligiendo el Bloque Cerámico Hueco garantizaremos determinadas características y posibilidades generales, formas de construcción, y será factible estimar en qué medida responde a todas estas preguntas y problemáticas, sin olvidar la revisión de una actualidad en materia tecnológica que avanza todos los días a pasos agigantados.

Los ladrillos más antiguos que se han encontrado fueron fechados antes del 7.500 a.C. en la zona que actualmente conocemos como Siria y Turquía, en Tell Aswad y Diyarbakir, respectivamente, y en otras zonas próximas, con una antigüedad similar como en Jericó, Mehrgarh o Catal Huyuk. Aun así, se cree que su utilización data de mucho antes, aproximadamente, del año 9.500 a.C. Para entonces, ya se fabricaban con barro, arcilla o adobe (mezcla de arena y arcilla) dejándola secar al sol para permitir el endurecimiento de la mezcla.

Actualmente, se fabrican Bloques Cerámicos Huecos para muros, paredes y tabiques, los cuales se clasifican en dos grupos, según si su utilización es de forma horizontal o verticalmente, también los BCH se manufacturan para muros portantes o para tabiques de cerramiento no portantes.

Una de sus características, es que los BCH presentan en sus caras estrías las cuales sirven para lograr una mejor adherencia del mortero, ya sea para revoque o como mortero de asiento.

Otra de sus características, ya sean de cerramiento o portantes, es que se fabrican en diferentes medidas y con distinta cantidad de agujeros, los cuales varían en número según el uso que se le otorgara al BCH a la hora de construir.

Ello permite que una gran variedad de modelos sirvan para adaptarse a cualquier proyecto y modulación.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS

Comentarios

Entreplanos



Auspician Entreplanos




Newsletter







Comentarios